“Maricarmen Mendoza es una vividora social”: Jorge Merlo

0
664

*Ella, sí lucra con el dinero oficial que recibe para ayudar al necesitado, advierte

Mario GIRÓN

El abogado Jorge Merlo Gómez asegura no temerle al escrutinio público. Explica: “porque soy una persona honesta, sin cola que me pisen. Como hombre tengo un sumo respeto por las mujeres”. Sin embargo, al entrevistado le molesta que, Maricarmen Mendoza Cruz, autoproclamada como dirigente de colonias, “pretenda escudarse en su calidad de mujer para ofender e intentar salir airosa sin  que nadie la toque. Se equivoca”, aseguró.

La Fundación “Jorge Merlo”, comprometida con la Esperanza y Desarrollo de todo ser humano, es la fuente de inspiración social para el experimentado abogado, al servicio de la causa oaxaqueña. Desde su despacho jurídico, recuerda la serie de ataques que sin  fundamento y en redes sociales subió y soltó Maricarmen Mendoza Cruz, contra una noble y comprometida Asociación Civil, pero sobre todo, contra un profesional de la jurisprudencia.

Al respecto, Jorge Merlo recuerda:

“El terremoto del pasado 7 de septiembre nos impulsó a redoblar el espíritu humanitario. Con recursos propios y una importante colaboración civil, creyendo en nosotros y en la calidad moral de la AC, reunimos víveres suficientes. Fueron tres viajes, en camionetas de la Fundación, para entregarlos de manera personal a damnificados en Juchitán, Matías Romero e Ixtaltepec. Tuvimos la fortuna de contar con un ciudadano generoso donando una tonelada de arroz”.

“Los recursos propios de la fundación y la aportación ciudadana multiplicó el tonelaje de ayuda llevada y entregada directamente a mujeres y hombres del Istmo de Tehuantepec. Hermanos nuestros en la desgracia material tras el violento movimiento de tierra”.

Jorge Merlo Gómez nos recibe en su amplia oficina pintada de blanco; nos invita a ocupar un asiento en la cómoda sala de piel. Entre libros, un reloj de pared y música clásica, el anfitrión explica:

“La generosidad solidaria del oaxaqueño, aunado al compromiso social de la Fundación, me convirtieron en blanco de ataques ofensivos y sin fundamento de la señora Maricarmen Mendoza Cruz, hermana de Lilia, dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos CNC”.

“Me acusó de pararme el cuello entregando víveres, según ella, que no me costaron dinero. Me tildó de ratero y otros calificativos que indican un peligroso ejemplo de ignorancia para quien se cruce por el camino de esta señora”.

En un ambiente de calma transcurre la entrevista, que se interrumpe cuando Merlo Gómez sube el tono de voz al recordar el agravio inmerecido de Maricarmen Mendoza Cruz:

“La libertad de expresión es uno de los valores más preciados que debemos proteger y cultivar para expresarse libremente. Pero también asiste el derecho a la defensa cuando atacan sin fundamento. A un ataque igual una defensa proporcional”.

Subrayó:

“Como abogado no puedo darme el lujo de recibir un ataque y soslayarlo. Los abogados tenemos la responsabilidad de defender a alguien más. Sin embargo, primeramente debemos tener la capacidad de defendernos a nosotros mismos”.

“Si no lo hacemos, bajo qué concepto me van a tener mis clientes. ¿El de un abogado timorato? ¿Cobarde? ¿Que no sabe defenderse? ¡Nadie me contrataría!  Parte de mi éxito profesional se debe a que soy un abogado, independientemente de conocer de leyes, tengo argumentación y retórica, que eso cuenta mucho en la carrera de un profesional del derecho”.

Añadió, “desde luego que tengo el derecho a soslayar y no tomar en cuenta una ofensa o a no  defenderme en la misma proporción que pueda llevar la ofensa”.

“Pero la señora Maricarmen Mendoza Cruz pretende escudarse en su calidad de mujer para ofender y salir airosa sin que nadie la toque. Está equivocada. A mí, no puede venir a decirme que estoy lucrando con víveres porque sucede todo lo contrario. También, con recursos propios se mandó ayuda a los hermanos del Istmo de Tehuantepec”.

Aseguró:

“Maricarmen Mendoza Cruz, de Santa Lucía del Camino, lo único que sabe es recibir dinero de gobierno y de las instituciones políticas como el PRI o CNC. Ella sabe lucrar con la ayuda o con los recursos públicos. Es su modus vivendi. Se trata de una vividora social.

“No voy a permitir que una persona, así sea mujer, venga a ofenderme”, destacó.

“Lo único que sé es que Maricarmen y su hermana Lilia, han agredido físicamente a líderes sociales, de colonias; atacado verbalmente a muchos políticos los cuales han callado, no  por prudencia ni por imagen política, sino por la larga cola que temen les pisen”.

Opinó: “Llegó el momento de decirles a este tipo de señoras alto, no más violencia de género en contra de los hombres; tenemos también derecho de defendernos de los ataques de las mujeres tanto legal como por derecho divino por el solo hecho de existir”.

Aseguró: “respeto mucho la calidad de la mujer. Como Fundación estamos patrocinando la defensa de un feminicidio en apoyo a familiares de la víctima Dafne. No estamos de acuerdo con conductas misóginas”.

“Pero tampoco de acuerdo en que una mujer quiera hacer valer su calidad para ofender, atacar, agredir y que espere no recibir una respuesta adecuada a sus insultos”.

Todo lo contrario:

“Como abogado creo en la igualdad de derechos entre la mujer y el hombre. Como ser humano y como miembro de la llamada generación X creo en la igualdad social entre el hombre y la mujer. Lo único que diferencia a un hombre de una mujer son cuestiones biológicas”.

Concluyó:

“Respeto amerita respeto. Quieres que te respeten, respeta. Tanto un hombre a una mujer como una mujer a un hombre”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here