Por corruptos son expulsados ex dirigentes de ejidatarios en Zaachila

0
271

-Sin cumplir con la normatividad del ejido y falsificado firmas privatizaron 200 hectáreas y reconocieron como ejidatarios a dos personas que no son de Zaachila; la mayoría de ejidatarios asistentes a la asamblea general también acordaron sean demandados penalmente por falsificación de firmas; se descubrió que como presidente municipal Raciel Vale contribuyó y validó dicho fraude; en la asamblea se aprobó el informe financiero 2017- 2018.

Redacción/Barra Informativa

La Villa de Zaachila, Oaxaca, 26 de febrero 2018.- El pasado viernes en asamblea general del Ejido de Santa María Zaachila, la mayoría de ejidatarios presentes votaron por la expulsión y demanda penal contra los integrantes de los órganos de representación del periodo 2012-2015, por haber separado del ejido 200 hectáreas para convertirlas en propiedad privada de manera fraudulenta y haber reconocido como ejidatarios a dos personas que no son de la población.

Luego de haber escuchado y aprobado el informe financiero del tesorero ejidal Alejandro Martínez Aragón, el presidente del comisariado ejidal José Coronel Martínez, dio a conocer que de acuerdo a documentos oficiales, firmados y sellados por los integrantes de los órganos de representación del periodo señalado, se descubrió que dichos sujetos abusaron de la buena voluntad de los ejidatarios así como de sus firmas, para alterar el carácter de una asamblea general celebrada el 10 de diciembre del 2013 y considerarla como una de Formalidades Especiales, para separar 200 hectáreas ejidales y convertirlas en propiedad privada.

Para poder realizar dicho fraude y abuso de autoridad, los señores integrantes del Comisariado Ejidal, Juan Solano Pérez, presidente; Jorge Aquino Martínez, secretario; Alejandro Cesar Torres Vásquez, tesorero, así como los del Consejo de Vigilancia, Esteban Torres, presidente; Gerardo Tomás Morales, primer secretario; y Pedro Peralta Cantón, segundo secretario, fueron auxiliados por el notario José Jorge Enrique Zarate Ramírez, que no asistió a dicha asamblea, y el representante de la Procuraduría Agraria, Fermín Simón Montaño.

Situación que fue completada con el reconocimiento oficial de dicha separación de los terrenos ejidales convertido en propiedad privada por el entonces presidente municipal Raciel Vale López, quien de manera inmediata otorgó servicios públicos, drenaje, a los terrenos ya lotificados.

Dentro de los beneficiados con esas tierras robadas al ejido, se encuentran los nombres de Ramos González Angélica, Ramos Vásquez José Alberto, Jiménez Díaz José Luis, González Guzmán Ofelia, Ramos González José Alberto y Hernández Méndez Reyna, entre otros.

Asimismo, informó que en otras dos asambleas, con un orden del día alterado, fueron reconocidos como avecindados y en el mismo acto como nuevos ejidatarios a Pedro Ramírez Santamaría y María Eugenia Lavariega,  que no son de la población.

Tras conocer la información, los ejidatarios y ejidatarias se manifestaron molestos e indignados, pues en el acta respectiva se encontraron firmas de más de 650 ejidatarios, la mayoría con firmas falsas, cuando en la historia reciente jamás ha asistido tal número a las asambleas. Por ello y principalmente a las mujeres ejidatarias exigieron se  les finquen denuncias penales y propusieron su expulsión y pérdida de derechos agrarios.

Acto seguido y a petición del secretario ejidal Everardo Pérez, la mayoría de los asistentes votaron a favor de su expulsión y exigieron que los próximos integrantes de los órganos de representación que serán elegidos el próximo miércoles 28 del mes en curso, le den continuidad a lo acordado en la asamblea.

De la misma manera se acordó darle seguimiento a la defensa de los terrenos del campo de tiro y ver las posibilidades de recupera los 180 millones de pesos que el gobierno federal dio como indemnización por las más de 15 hectáreas que se expropiaron para la instalación de lo que terminó siendo el basurero municipal del municipio de Oaxaca de Juárez que en un principio fue programado para una procesadora de basura.

Quienes hicieron uso de la palabra coincidieron en señalar la necesidad de estar unidos y defender a toda costa las propiedades que aún quedan en el ejido para evitar que se repitan historias como la comentada.

Aún y con el enojo y revisando las actas que fueron pegadas en uno de los muros del salón de sesiones del ejido, los presentes aplaudieron el final de la asamblea, no sin antes escuchar palabras de agradecimiento y reconocimiento por su trabajo a los integrantes de los órganos de representación que concluyen su periodo 2015-2018 al frente de los ejidatarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here