COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMO CAMINANDO Y CRECIENDO; ES COMO SE FRATERNIZA

0
21

 

Uno tiene que saber quién soy,

para poder hallarse y sentirse;

ha de indagar cuerpo adentro,

sobre su pulso y sobre su latido;

ha de interesarse ante sí mismo,

delante de Dios y los hombres;

pues tras la noche llega el alba,

con su ávida alma por ser savia.

Mi vida no es vida sin los otros,

hemos venido a ella por amor,

y por amor hemos de regresar,

a quien nos abrazó con la Cruz.

No sembremos más desdichas

en nuestro andar, estamos aquí,

para ser antorcha en las noches,

y esplendor de nuestra leyenda.

Justo ahora, estamos en trayecto,

creciéndonos y recreándonos,

fraternizándonos y reviviéndonos,

cada cual con su andar y su visión.

En el sueño del Creador su aliento,

ofreciendo consuelo, dando luz,

sirviendo paz y pan para todos,

pues Jesús no deserta, siempre está.

Busquémosle sin miedo cada día,

activemos la guardia, él nos auxilia

para ser verdad con su gran bondad,

nos fortalece para no caer y decaer

en el andar, hacia esa pertenencia

que nos purifica y nos une el cielo

con la tierra, el poema más edénico

vertido, la obra pictórica más eterna.

Víctor Corcoba Herrero corcoba@telefonica.net

3 de noviembre de 2018

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here