Asesinato de políticos son usados para proselitismo y clientelismo; partidos se pelean a los fallecidos

0
40

WzcEscr por: Javier de la Fuente

La voracidad política parece que no tiene límite y mucho menos ahora que inició la Cuarta Transformación, de la mano de Morena, y es que con los recientes asesinatos de dos militantes de ese partido, ocurridos en Tlaxiaco y Tututepec, se ha desatado una serie de proselitismo político a costa de los ejecutados.

Y el ejemplo es que ayer luego de que se tuviera conocimiento del crimen de Cutberto Porcayo Sánchez, en Tututepec, tanto Morena, como su líder nacional Yeidckol Polevnsky, se adjudicaron la militancia del ahora fallecido, sin embargo, no fueron los únicos, ya que el Partido Unidad Popular (PUP) también salió a asegurar que era su militante y compañero, pero no quedó ahí, ya que también Tatiana Clouthier Carrillo, diputada federal, entró a la “disputa del muerto”.

Es lamentable y una total desgracia que usen la pérdida de una vida humana para clientelismo político, que medren con la desgracia ajena, solo porque es rentable política y mediatamente para estar presentes en los medios y salir a declarar, además de pretender con ello tener una bandera y buscar mártires, para usar su imagen y presionar en todos los niveles y a toda la autoridad que se les oponga.

Sin asegurar que los recientes asesinatos tengan algún origen delictivo o de un carácter extraño, también debemos apuntar que los partidos políticos tienen métodos de selección de candidatos que son muy “ligeros”, ya que estos no revisan quienes son las personas que quieren acceder a un puesto mediante sus filas, basta con tener los compadrazgos o el apoyo de agrupaciones sociales para ser el candidato, sin que se les indague sobre a qué o a quienes están ligados, así como los asuntos o negocios en los que están metidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here