Urgente, armonizar derecho a la educación con derechos laborales: Rector UABJO

0
177

 

+ En el análisis de reforma a los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución federal, propuestos por el presidente López Obrador, el rector Eduardo Bautista insiste en establecer una política integral de educación superior

+ La crisis en las Universidades es resultado de décadas de una política fallida de educación superior que permitió el crecimiento sin regulación de plantillas ni reconocimiento de las prestaciones laborales, sostiene

PALACIO LEGISLATIVO DE SAN LÁZARO, Ciudad de México, febrero 10 de 2019.- Desde la sede del Congreso federal, el rector de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), Dr. Eduardo Bautista Martínez, llamó a retomar la consigna del presidente Andrés Manuel López Obrador de “barrer de arriba para abajo” y llevar la escoba hacia todos lados y sacudir en las Universidades Públicas Estatales (UPE´s) los recovecos del conjunto de relaciones institucionales donde existen vicios persistentes.

En la audiencia pública sobre educación superior, realizada el sábado 9 de febrero en el salón “Legisladores de la República”, ante las diputadas federales Adela Piña Bernal, presidenta de la Comisión de Educación, y Miroslava Carrillo Martínez, presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, además del Dr. Luciano Concheiro Bórquez, subsecretario de Educación Superior de la SEP, el rector Bautista dijo que en varias universidades públicas “observamos con optimismo este propósito”.

Incluso, dijo, ya tiene un dispositivo de arranque que es la plataforma de transparencia y rendición de cuentas, entre las que participan en primera instancia el grupo de nueve instituciones, incluida la UABJO, que resienten en mayor medida los problemas de carácter estructural y que han tenido dificultades para el cierre de sus ejercicios presupuestales.

Presentes también el Dr. Jaime Walls Sponda, secretario general ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), y Leonardo German Gandarilla, presidente de la Asociación Nacional de Universidades Politécnicas, entre 30 ponentes que participaron en el análisis de reforma a los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución federal propuestos por el presidente López Obrador, el Rector de nuestra Máxima Casa de Estudios insistió en la necesidad de establecer una política integral de educación superior.

“Bienvenida la transparencia, así como la necesaria y urgente coordinación entre Federación, estados y universidades en el marco de una armonización de leyes que tutelen los derechos de las y los trabajadores, así como la disciplina financiera y, sobre todo, la parte sustantiva que es el derecho a la educación”, puntualizó.

Advirtió también que “en este momento los eslabones más frágiles para la inestabilidad son de carácter laboral, como el envejecimiento de las plantillas de trabajadores y las exigencias legítimas de jubilaciones de quienes dedicaron su vida a las universidades, además de las presiones económicas de quienes demandan sus justos derechos”.

El Rector de la UABJO reconoció igualmente que la crisis en las UPE´s “es resultado de décadas de una política fallida de educación superior que permitió el crecimiento sin regulación de plantillas ni reconocimiento de las prestaciones laborales que las universidades han pactado con sus sindicatos, y el costo creciente de los sistemas de pensiones y jubilaciones, al igual que la falta de una ley de educación superior que armonice el derecho a la educación, derechos de trabajadores y cumplimiento de la ley de disciplina financiera”.

Señaló que “las prestaciones no reconocidas son producto de concesiones de control político y también de luchas legítimas”, pero el problema incide en la inestabilidad de las universidades y eso afecta el derecho a la educación porque estallan huelgas, como ocurre ahora con el movimiento que realiza el Sindicato de Trabajadores y Empleados (STEUABJO).

El rector Bautista reconoció que “el problema es complejo, con ingredientes de contraposición normativa que colocan a los rectores como potenciales delincuentes por incurrir en ‘desviación de recursos’ o ‘por violaciones a los contratos colectivos’ que derivan en protestas, cierre de instalaciones por causas laborales y, en consecuencia, ‘por atentar contra el derecho a la educación del alumnado’ ”.

Alertó, sin embargo, que en las administraciones universitarias se observa una tendencia a resolver conflictos laborales y políticos y hacer que el presupuesto alcance, pero no en hacer valer el derecho a la educación con calidad y equidad.

Reconoció que la coyuntura de las UPE´s es difícil, pero sostuvo que “hay expectativas alentadoras para que se imponga la prudencia y el ánimo constructivo entre los distintos actores para reivindicar entre todos el papel de las universidades, la sostenibilidad económica de las mismas y sus grandes aportes al desarrollo de cada entidad federativa y de la nación en su conjunto”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here