Deficiente desempeño de los programas del Bienestar

Deficiente desempeño de los programas del Bienestar

  Deficiente desempeño de los programas del Bienestar #Opinión Dimas Romero González El viernes 3 de este mes, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), publicó sus Consideraciones Para el Proceso Presupuestario 2022, en las cuales se hace un análisis de la contribución de los programas y acciones federales de

 

Deficiente desempeño de los programas del Bienestar

#Opinión Dimas Romero González

El viernes 3 de este mes, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), publicó sus Consideraciones Para el Proceso Presupuestario 2022, en las cuales se hace un análisis de la contribución de los programas y acciones federales de desarrollo social a la disminución de la pobreza y el acceso efectivo a los derechos sociales en 2020 y lo que va del 2021.

Según el CONEVAL, una persona se encuentra en pobreza si tiene al menos una carencia social y además, un ingreso menor al costo de la canasta alimentaria y la no alimentaria al mismo tiempo y, una persona se encuentra en pobreza extrema, cuando presenta tres o más carencias sociales y su ingreso es menor al valor de la canasta alimentaria. Asimismo, ubica la Línea de Pobreza por Ingresos en las zonas rurales en $2,653.87 y de las urbanas en $3,767.25; mientras que la de Pobreza Extrema en las zonas rurales en $1,383.84 y de las urbanas en $1,810.09.

Cualquiera con un criterio imparcial estará de acuerdo con que ninguna persona subsiste dignamente una semana con $643, $942, $345 o $452 respectivamente. Pero a falta de una estadística más crítica y robusta, tomaremos estos datos para efectos de una referencia sistemática y aceptada por su oficialidad. En el estudio de medición de la pobreza 2018-2020, que es además la base para las presentes consideraciones, esta institución nos dijo que en 2020 había un total de 55.7 millones de pobres, 3.8 millones más que al inicio del periodo de medición. Este incremento es el resultado del fracaso del combate a la pobreza de la 4T, pura y simplemente.

Aquí la razón. En cuanto al desempeño de los 122 programas del llamado Bienestar, tenemos: 30 relevantes por su contribución al acceso efectivo al derecho a la alimentación, 19 fuertemente, 1 medianamente y 10 ligeramente; 15 ligeramente relevantes por su contribución al acceso a la alimentación nutritiva y de calidad; 2 relevantes por su contribución al acceso a la calidad y espacios en la vivienda: 1 fuertemente y 1 ligeramente; 6 relevantes por su contribución a la seguridad social: 1 fuertemente y 5 ligeramente; 3 relevantes por su contribución al acceso a los servicios básicos de la vivienda, 1 fuertemente y 2 medianamente; 9 relevantes por su contribución al combate a las carencias en los servicios de salud: 1 fuertemente, 5 medianamente y 3 ligeramente; 18 relevantes por su contribución a la reducción del rezago educativo; 5 fuertemente, 6 medianamente y 7 ligeramente. Adviértase que hay duplicidad por la llamada transversalidad, esto es, un programa combate más de una carencia.

Desde la perspectiva monetaria, hubo 149 programas sociales con un monto de 1,063,219.6 millones de pesos, 56 relevantes y 93 irrelevantes, es decir, solo el 37% son relevantes. En una escala de 0 a 1, en la cual lo destacado va de 0.9 a 1, lo adecuado de 0.7 a 0.9, lo bajo de 0.5 a 0.7 y lo deficiente de 0 a 0.5, se alcanzó un cumplimiento efectivo de .64 puntos, es decir, bajo. De los que resaltan, los de la SEP, que tiene el mayor presupuesto, alcanzaron un promedio de .56 puntos, o sea, bajo, y la Pensión para el Bienestar con un cumplimiento efectivo, también bajo, con .56 puntos.

Pero el problema no termina ahí, la tendencia en lo que va del 2021 es descendente, ya que ahora son solo 122 programas, 45 relevantes y 77 irrelevantes, con un aumento de 50,385.6 millones, apenas un 4.7%, de los cuales, el programa de Pensión para los Adultos Mayores sigue teniendo un cumplimiento bajo y el de Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social Laboral, tiene un cumplimiento deficiente.

Cada día que pasa se acumulan más pruebas de que eso que se llama 4ta Transformación, es un descomunal fracaso, sostenido sobre los prejuicios ideológicos del Presidente y sobre el discurso demagógico con que adormece a las masas inconformes con la clase política que ha gobernado nuestro país y, sobre todo, con que mantiene el apoyo de sus seguidores. Pero eso solo es la apariencia con que se nos presenta la realidad.

La historia de los países en los que no existe una organización robusta y consciente de las masas populares, ha demostrado que en épocas de gran malestar social, con apoyo de estos grandes sectores populares, llegan al poder sectores políticos con rostro democrático. Con la agudización de la crisis económica que está en el fondo de ese malestar social, y que por ende, hace chocar de manera más agresiva los intereses de clase, se demostrará que los sectores poderosos económicamente, estuvieron siempre de tras del sector político que dio forma a estos gobiernos. La realidad desnuda paulatinamente sus discursos, porque a cada paso, las políticas gubernamentales darán como resultado un empobrecimiento más agudo de las masas populares. De manera simultánea irá apareciendo el autoritarismo y la represión para acallar la creciente inconformidad social. En México, a esto responde el intento de desaparecer las instituciones autónomas y la creciente militarización.

La radicalización de la crisis social que hoy nos agobia, exige de las clases afectadas, la concientización acerca de la realidad económica y política y, sobre todo, la compresión de la clase social a la que pertenecen los grupos políticos que existen en nuestra sociedad. Porque el fracaso de los programas de gobierno que la 4T ha presumido en favor de los pobres, dan una oportunidad para que eso que se llama “Oposición”, elabore un discurso coherente y, sobre todo, valiente y decidido, señalando los errores y deficiencias en la actual política federal, combatiendo con estas pruebas en mano y las que se han venido acumulando en tres años del gobierno fallido de Obrador, y elaborando, desde las cámaras de senadores y diputados, un Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) acorde a las necesidades actuales de las grandes masas empobrecidas y de los sectores medios afectados por los efectos de la pandemia.

Si la oposición política al régimen morenista, no juega ese papel en la actual coyuntura, solo demostrará, por un lado, que sirven también a los intereses de los grupos económicos que han mantenido al pueblo mexicano en la pobreza, y por otro, que no saldrán del rincón de nuestro espectro político en el que se han colocado por sus fracasados proyectos políticos al frente del país.

El tiempo apremia, urge la organización consciente y decidida de las masas populares y sectores afectados, para que desde su lucha por la implementación de políticas que combatan en serio la pobreza, surja una clase política en verdad democrática y progresista. Vale.

Editorial
ADMINISTRATOR
PERFIL

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos